Dolor de estómago en niños – ¿Qué hacer?

Texto: Sano y Ecológico

Dolor de estómago en niños – ¿Qué hacer?

El “dolor de tripa” es una de las quejas más frecuentes de los niños. Aunque sería lógico asociar este síntoma a dolencias en el abdomen, en muchos casos es síntoma de problemas que no tienen una relación directa con el mismo, como las anginas, la neumonía o la gastroenteritis. Por otra parte el dolor abdominal puede derivarse de un problema no orgánico, y ser la respuesta del niño a una situación estresante (“nervios en el estómago”) o tener un componente psicológico. En estos casos, y sobre todo si el “dolor de barriga” aparece de forma repetitiva y no va acompañado de otros síntomas, conviene observar si los episodios coinciden con situaciones concretas (por ejem.: separarse una noche de sus padres o tener un examen en el cole), ya que el dolor podría ser la somatización de una situación estresante para el niño.

Algunas dolencias que pueden cursar con dolor abdominal son las anginas, la otitis, las infecciones en el tracto digestivo, y alteraciones en el riñón, el hígado o el páncreas. Otras causas frecuentes son la acetona que aparece como consecuencia de los vómitos, la retención de gases o heces, la jaqueca, la tos continua, y por supuesto los conflictos emocionales o familiares.

¿Y si es apendicitis? Es un temor que asalta a los padres cuando el dolor abdominal es fuerte y continuo. Normalmente, si el peritoneo está inflamado, el dolor será fijo y localizado en la parte inferior derecha del abdomen e irá acompañado de vómitos.

Un truco para saber si se trata de irritación periotenal consiste en pedir al niño que, partiendo de una postura erguida, dé un salto que lo separe del suelo. Si al saltar el dolor aumenta o se niega a hacerlo porque preveé que le dolera, es conveniente acudir rápidamente al centro médico.

¿Qué hacer? Si el dolor abdominal tiene un origen claro (gastroenteritis, anginas, otitis, estreñimiento…), se puede aliviar administrando los analgésicos habituales. Si además aparecen vómitos y/o diarrea, es importante la hidratación aportando líquidos y si fuese necesario sueros orales.

Si la causa es el estreñimiento, se debe potenciar un cambio de dieta, incluyendo abundante líquido, frutas, vegetales y alimentos con fibra en la alimentación diaria del pequeño. Los dolores abdominales de tipo funcional y psicológico agradecen mucho el alivio que proporciona un masaje suave realizado con una mano cálida de la madre o el padre. Se trata de efectuar movimientos circulares, en el sentido de las manecillas de un reloj, empezando alrededor del ombligo y extendiendo el toque a todo el abdomen. La presión debe ser al principio ligera e ir incrementándose paulatinamente.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Susana dice:

    Gracias por tus consejos, mi niño está habitualmente con este problema y la verdad sufro bastante por el y no me apetece estar dando medicamentos cada 2 por 3, intentaré variar un poco su dieta para ver si esto surge efecto y se minimizan.

    Saludos!

Deja un comentario