Reciclaje de libros – Bookcrossing

Texto: Fernando Bejar (Redcicla.com)

Texto: Fernando Bejar (Redcicla.com)

Cuando hablamos del reciclaje de libros y revistas no hablamos explícitamente de enviarlos al contenedor de papel una vez descartados de nuestra biblioteca particular, hablamos de su reutilización, de que estos artículos culturales puedan ser aprovechados por otras personas. No olvidemos que antes de optar por el reciclaje, debemos apostar por la reutilización, porque los propios procesos de recuperación de materias primas que supone la gestión de residuos y en concreto el reciclaje, lleva consigo unos gastos de energía y agua que también hay que considerar.

En esto se basa el ya conocido bookcrossing, que como el propio anglicismo expresa, se trata de un intercambio de libros o revistas que se depositan previamente en lugares concertados para que la gente interesada en seguir la cadena, pueda dejar los suyos mientras que recoge los de otras personas. Existen páginas web como la de Amazon que utiliza herramientas para compartir libros entre usuarios. Posee un buscador de títulos y un formulario muy completo para encontrar la obra que desees y que otra persona quiera compartir. Otra opción es usar la BookMooch, una red social pensada para el intercambio de libros usados.

Te mostramos una serie de pautas para reutilizar tus libros:

• Intercambia tus libros con amigos y familiares.
• Dona los libros que ya no quieras a orfanatos, asilos, bibliotecas y organizaciones de caridad.
• Vende tus libros a los compradores de libros al por mayor, puedes encontrarlos en periódicos y mercados sobre ruedas.
• Intercambia tus libros en clubes de lectura, en casi todas las ciudades hay uno.
• Vende tus libros en bazares y mercadillos, anúncialos en periódicos gratuitos o en Internet en páginas de compraventa y de segunda mano.
• Y si tus libros ya no están en buenas condiciones puedes hacer manualidades con ellos.

Formas de reciclar tus libros 
Si bien no es lo más popular en estos días, a algunos de nosotros todavía nos gustan los libros pero para aquellas personas que tengan muchísimos y no sepan ya dónde meterlos, existen una serie de alternativas que puedes llevar a cabo para reciclar tus libros:

1. Organiza una fiesta de intercambio de libros.
2. Dona tus libros.
3. Véndelos a través de Internet.
4. Léelos y cámbialos: Hay muchas comunidades online para ello.
5. Regálalos.
6. Educa a otros. Lleva tus libros a escuelas o a universidades.

Reciclar libros en la escuela 
Cada vez se toma más en serio el hecho de reutilizar los libros de texto para que los de un curso en concreto no se descataloguen para los estudiantes que realizan ese mismo curso al año siguiente.

Es el caso de hermanos que yendo al mismo colegio, el más pequeño no puede utilizar los libros de su hermano mayor porque el sistema actual cambia las materias de estudio año tras año. Por ello ya empiezan a haber ciudades que mantienen las materias y los libros pueden ser utilizados varios años.

Una idea solidaria que se realiza en muchos colegios es la de reunir los libros más prácticos y sencillos de comprender, por ejemplo, los de primaria, para enviarlos a sitios desfavorecidos y con
baja alfabetización. Además es una buena práctica para evitar la tala de árboles, el aprovechar las hojas que no se han utilizado de los cuadernos de escritura, reuniéndolas y haciendo nuevos cuadernos para ONGs y centros de ayuda a la enseñanza de países pobres.

Métodos ecológicos para la reutilización y el reciclaje de libros y revistas 
Sabemos que el papel es 100% reciclable, pero eso no significa que por tal motivo, su destino sea el contenedor de papel. Antes de tirar un libro, revista o cuaderno viejos, debemos pensar en si se puede reutilizar. Sobre todo los libros son obras de arte culturales, seguro que conocemos a una persona que pueda interesarse por ellos. Por ello, y como ya hemos dicho, la donación a bibliotecas podría ser un primer paso, y si estas los descatalogan, proponer reunir estos libros viejos en una biblioteca de la propia comunidad en la que vivamos.

Recordemos que un libro leído no debería ser un libro muerto, si no todo lo contrario, debería retomar nueva vida cada vez que lo lee una nueva persona. Las librerías de segunda mano son otra buena opción para seguir dando vida a este material. Recordemos además que un buen libro antiguo, bien conservado, puede convertirse en una preciada obra de coleccionista. No olvides por tanto contactar con ferias o sectores del coleccionismo en un caso como este. La revistas siempre han sido el material usado para la construcción de collages, para trabajos manuales de los más pequeños en la escuela, o como simple composición de carteles para la habitación. La imaginación y un buen planteamiento de las imágenes a utilizar es lo único necesario para realizar un trabajo del que nos sintamos orgullosos. Al fin y al cabo es otro modo de reciclaje convertido en obra de arte.

La tecnología al servicio del reciclaje 
Hablamos de los libros electrónicos, los eBooks y demás soportes para poder leer todo tipo de publicaciones a través de archivos digitales. El beneficio que aportan los libros electrónicos es obvio, la disminución de la tala indiscriminada de árboles y por consiguiente, todo el agua que se necesita para su mantenimiento. Cada vez podemos disponer de más lectores electrónicos y los precios van siendo asequibles para todo el mundo, por ello cabe esperar que muy pronto este tipo de soportes sustituyan al papel impreso.

En este sentido juegan un papel importante las bibliotecas virtuales. Estas bibliotecas son archivos de material digital que pueden albergar infinidad de obras sin ocupar espacio físico. La aparición del formato pdf para comprimir documentos ha sido una revolución para este tipo de bibliotecas, reduciendo al máximo el espacio virtual necesario para acumular la mayoría de obras posibles. A su vez, internet es el medio ideal para compartir documentos digitales entre cualquier punto del mundo, sin importar el almacenamiento de la obra, el transporte o si alguien más está leyendo el mismo documento. El acceso a la obra es instantáneo y en el momento que se desee, lo que constituye un sinfín de ventajas con respecto a la publicación en papel. No olvidemos además que una biblioteca virtual puede ser actualizada continuamente, no tiene obra descatalogada, y dispones del libro al instante, cosa que con el papel es imposible.

Las “3 Rs” del bookcrossing
• Read (Lee) un buen libro.
• Register (Regístralo) en una plataforma que haga bookcrossing (Ej.: BookMooch).
• Release (Libéralo) para que lo lea alguien más: dáselo a un amigo, déjalo en un banco del parque, dónalo a la caridad, “olvídalo” en una cafetería, etc.

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Blanca Jiménez dice:

    He tratado de reubicar varios libros en bibliotecas, pero todas me dicen que son obsoletos y no los recibe. los recolectores o compradores de libros solo quieren libros de autores conocidos. entonces, ¿como voy a reciclar si nadies se interesa?

  2. María Boria dice:

    Tengo varias enciclopedias para regalar.

  3. isabel dice:

    Tengo muchos libros tipo folleto (de tapas blandas) de mi hija de cuando preparó su examen MIR. Que se suele hacer con ellos? Me sabe mal dejarlos en punto verde o contenedor azul. Sabés si alguien los puede re-utilizar. No se trata de libros escolares, si no de medicina.

Deja un comentario