Gadgets electrónicos: Una amenaza tecnológica para nuestro futuro

Texto: Fernando Bejar (Redcicla.com)

Texto: Fernando Bejar (Redcicla.com)

Durante las épocas de regalos, Navidades, aniversarios, etc., la casa se nos llena, sin darnos cuenta, de nuevos móviles, tabletas, consolas y televisores más modernos y, supuestamente, “menos contaminantes”. Como siempre, aconsejamos que no nos dejemos engañar por las estudiadísimas campañas publicitarias que llegan a nosotros en forma de droga visual.

Posiblemente podamos hablar ya de un nuevo término llamado “publiadicción”, no sólo porque cada vez vemos más en cualquier medio, sino que nos engancha y empuja al consumo repentino. Tal es el punto al que hemos llegado con la renovación de nuestros aparatos electrónicos que algunas empresas venden cajeros automáticos para reciclarlos, como es el caso de ecoATM.

Antes de cambiar nuestros aparatos por otros modelos nuevos, pensemos en darles otra oportunidad, ya sea reutilizándolos, coleccionándolos o regalándolos. La basura tecnológica es una de las más contaminantes, por lo que debemos convertirnos primeramente en eco-compradores y eco-consumidores. La mejor forma de serlo es ampliar al máximo la vida útil del aparato, no dejarnos llevar por la envidia y adquirir, siempre que sea posible, productos de segunda mano. El mercado de segunda mano, en cuanto a tecnología se refiere, es la mejor opción que existe, ya que los consumidores “no ecosensibles” se desprenden de verdaderos productos tecnológicos en pleno funcionamiento y sin apenas uso, sólo por el hecho de que aparece una nueva versión o un nuevo modelo que apenas varía del anterior.

La principal culpa de este despilfarro y contaminación es de las marcas fabricantes, que con tal de vender, no le dan la más mínima importancia a la cantidad de residuos peligrosos que están generando. Antes de adquirir un nuevo producto pensemos en lo contaminante que será cuando debamos tirarlo. Está demostrado que cuando compramos gadgets, el medio ambiente nos da igual, la conciencia ecológica de la que solemos presumir se evapora al instante. Pensemos en nuestro maltrecho planeta antes de actuar.

La empresa Retrevo, experta en gadgets realizó una encuesta entre sus consumidores y los datos son elocuentes. Sólo el 10% no compran nuevos aparatos por motivos ecológicos. A un 42% no les preocupa lo más mínimo que su gadget no sea respetuoso con el medio ambiente. Ese porcentaje no da a entender que el resto se preocupe, ya que siguen comprándolos aunque al menos “se sientan culpables”.

Lo irónico de los compradores es que cuando el producto se instala en casa, se sienten eco-responsables llevando el embalaje al contenedor adecuado o al Punto Limpio. No debemos olvidar el consumo energético que tanta tecnología acapara en nuestros hogares. Verdad es que cada vez fabrican productos que consumen menos energía, pero ¿sabemos si eso no repercute en el uso de elementos más contaminantes?

Existe todavía poca información por parte de las administraciones sobre todo esto, como siempre, por motivos económicos. Las campañas de reciclaje brillan por su ausencia. El consumidor no sabe donde depositar la basura electrónica y esta acaba ocupando un cajón olvidado en una habitación. Afortunadamente, poco a poco se va conociendo la existencia de los sistemas integrales de reciclaje o Puntos Limpios.

Algunas tiendas también recogen los viejos aparatos. ¿Pero es suficiente? Cuando la propia tienda no recoge el viejo aparato, el consumidor no se preocupa de acercarlo a un Punto Limpio por varios motivos, entre ellos la distancia o la ausencia de estas zonas en su localidad. Las encuestas de Retrevo revelaron que el mayor motivo que haría tener conciencia verde a los consumidores es el de ser beneficioso económicamente, que resultase barato ser ecológicos.

Lo peor de todo esto es que no sabemos exactamente donde son llevados estos residuos peligrosos. Afortunadamente en nuestro país contamos con una línea de reciclado bien gestionada, pero ¿podemos decir lo mismo de los países menos afortunados? Sabiendo que la vida media de un teléfono móvil es de unos 18 meses, pensemos el problema que supone su gestión residual cuando cada miembro de una misma familia tiene uno. Un dato, el cadmio de un único teléfono puede contaminar 600.000 litros de agua.

Respecto al reciclaje de los componentes sabemos que la cubierta de plástico puede reutilizarse para fabricar bancos de parques u otros artículos fabricados en plástico duro. Podemos reutilizar entre el 60 y el 80 por ciento de los componentes de las baterías. Finalmente, componentes altamente tóxicos como el oro, el plomo y el zinc de la placa eléctrica pueden ser fundidos y volverse a utilizar siempre que haya una correcta gestión de los mismos. Plataformas como Ecosquid están especializadas en el reciclaje, de forma cómoda, de todos los gadgets que ya no necesitamos o que se han dañado, a cambio de una compensación económica. El funcionamiento es realmente sencillo, ya que basta con seleccionar el dispositivo que se quiere reciclar, rellenar un cuestionario sobre su estado y seleccionar de entre todas las compañías que hacen una oferta, la que más nos convenga.

Cuando los aparatos dejan de ser útiles van a parar a las plantas de reciclaje, si tienen suerte. Por desgracia, los países “más desarrollados” destinan sus residuos a plantas de reciclaje situadas en países desfavorecidos, algo que hace que la contaminación sea un problema más añadido a todos los que ya sufren. No debemos olvidar que estas plantas de reciclaje no suelen cumplir las normas de protección y seguridad que por normativa deberían tener todas las instalaciones que gestionan residuos peligrosos.

Las plantas situadas en países con recursos poseen modernos sistemas de selección de materiales reciclables, ya sea mecánicamente o por medio de operarios que separan cada tipo de residuo en las cintas transportadoras. Una de las empresas más grandes del mundo que gestionan la chatarra electrónica está situada en EEUU. En ella los trabajadores desmontan de todo, desde impresoras hasta cámaras y ordenadores para obtener todos sus materiales reutilizables.

También te podría gustar...

Deja un comentario