Flor de bach Álamo Temblón

Texto: Sonia Lozano y Joxean López

Texto: Sonia Lozano y Joxean López

[dropcap]B[/dropcap]ienvenidos a todos a este teatro de las emociones donde nuestros personajes se comportan de las diversas maneras que podemos encontrar a lo largo de la vida. Estas formas y maneras tienen que ver con nuestras respuestas ante las exigencias que cada uno considera saturantes, ya que lo que para unos es indiferente, para otros puede ser risible, y para otros un mundo amenazador.

Esto es precisamente lo que le pasa a nuestro personaje principal de hoy: es una persona temerosa de aquello que presiente pero que no conoce por no poder identificarlo bien o por no tener a mano una posible salida antes de comprenderlo. Todo resulta más amenazador cuando no podemos fiarnos de nuestras propias fuerzas. Le llamaremos Álamo temblón, como el árbol de finas ramas y flores colgantes que al pasar el viento susurra con las voces de los espíritus que nos guían o amenazan, y que bien sabían identificar nuestros antiguos. Hoy en que nuestro cerebro no sabe interpretar símbolos pero sí realidades, este árbol simplemente crea diversos ecos entre sus ramas que son las que producen el ruido parecido al susurro.

También una leyenda escocesa dice de este álamo que es la elección que hizo Judas para ahorcarse después de traicionar y vender a su Maestro, motivo por el que el árbol tiembla hasta el fín los días. Sin embargo el elixir de su flor sí puede tener que ver con las voces de los espíritus que nos hablan y nos asustan por no poder controlar ese tipo de mundos. Si tenemos sueños de esos que luego se cumplen o con sensaciones de ya visto (dèjá vu), nos acordamos de alguien y esa persona llama, tenemos malas sensaciones hacia algo y luego se cumple…

Todas esas cosa pueden sucedernos y de hecho nos suceden a todos, otra cosa es que las hagamos caso, las controlemos a voluntad o las identifiquemos. Pero…¿quién está ahí? Nuestro personaje sigue asustado, sigue preguntando porque sigue sin controlar la situación. Si fuese alguien concreto ya buscaría la forma de enfrentarlo, pero si no sabe quién es el enemigo…

¿Cómo afrontarlo?
Miedo a la oscuridad, a algún mal inminente sin determinar, a aquello que me rodea, o que quizás incluso esté en mi y no sepa cómo quitármelo. La solución no es rechazarlo. No es apartarlo y hacer como si nada hubiese ocurrido, simple y llanamente porque no se puede apartar: antes o después vuelve a surgir, aparece de nuevo y vuelta a sufrir. Ya sabemos aquello de que el miedo es libre.

Debemos identificar que el enemigo es la mente puesto que es quien determina el grado de atención que prestamos en función de la fuerza que tenga sobre nosotros y de las fuerzas vitales que pueda consumir. Nuestra mente es un ser que se alimenta de ideas, por lo tanto ¿qué más puede pedir que una prez ocupación a la que dar vueltas con la excusa de encontrarle solución?

Pero cuanto más se piensa, más miedo nos genera en la mente y de nuevo hay que pensárselo… Bienvenido pues al miedo al miedo. Por eso entramos aquí a conocer a Álamo Temblón. Evidentemente sabe que esto no es sano, que vivir con esa angustia le resulta cada vez más frío y a la vez más atrayente. Si le damos a tomar Álamo Temblón podremos conseguir un par
de cosas: por un lado dejará de angustiarle su percepción (nadie ha dicho que vaya a pasar a que le guste, sólo que no lo vivirá mal) y por otro lado cada vez su mente percibirá menos “sombras”, “intuiciones”, “sueños”, “profecías” o como queramos llamarlo. Se podría decir que cada vez soplará menos viento (mente perceptiva) entre los árboles (campo emocional).

Poco a poco nuestro personaje ha dejado de preguntar. Le vemos relajado, realizando ocupaciones que le corresponden. Si le preguntamos recordará que antes buscaba algo que presentía pero incluso su respuesta la percibiremos sin la angustia anterior. Y eso es algo que en situaciones que no podemos definir tiene más mérito todavía. Hasta el próximo personaje.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. sa dice:

    Hola quisiera saber si puedo tomarlo con hipotiroidismo. Gracias

Deja un comentario