El deporte ¿sin riesgo?

Texto: Jose Lozano

Hoy en día se habla del deporte de forma alegre y sin que realmente sepamos lo que se está cociendo. Y si no… fíjense:

-Hay que forzar más…
-Hay que llegar al límite…
-Hay que machacar el cuerpo…
-Hay que…

En realidad son expresiones que nos dicen que debemos esforzarnos al máximo, hasta al límite de nuestras posibilidades… Pero, ¿es esto preciso en el ejercicio saludable del deporte, el que tiene como objetivo mantenerse en forma, no lograr metas deportivas profesionales?. Preguntémonos; ¿Qué pasa con un coche que llevamos al límite, una y otra vez?. Inevitablemente se estropea más y antes que uno que llevamos a velocidad media y al que de cuando en cuando le exigimos algo más de esfuerzo.

Este es el quid de la cuestión, hay que hacer deporte de un modo coherente, de acuerdo con nuestra naturaleza, porque en caso contrario, el estrés oxidativo nos pasará factura antes ó después. El ser humano necesita hacer deporte, es necesaria una actividad moderada y regular para que nuestro organismo funcione de forma correcta. Pero en todos los casos, el deporte debe ser una actividad que se integre de forma natural en nuestra rutina diaria, que no nos suponga obsesiones ni esfuerzos desmedidos, sino el placer de comunicarnos con nuestro cuerpo y disfrutar de estar activos; no olvidemos que la actividad física estimula la producción de endorfinas y hace que nos sintamos más relajados y felices después de practicarlo.

Pero el deporte debe hacerse de una forma lógica y equilibrada. Piensen ustedes por ejemplo en el clásico individuo deportista que de la noche a la mañana desarrolla problemas de cintura para abajo y nos preguntamos; ¿Cómo es posible, con todo el deporte que hace?. Pues es posible, porque en la mayor parte de estos casos, el individuo en cuestión trabaja sobre todo la parte superior del cuerpo con pesas, ejercicios, etc. Con lo que su parte alta es más fuerte que la baja. Los procesos de enfermedad van a desarrollarse siempre en la parte más debil del organismo, y la débil en este caso son las extremidades inferiores… También, podemos verlo al revés, ejercitando lo bajo y olvidando lo superior, lo que hará que aparezcan problemas en el pecho, corazón, hombros, etc.

En una palabra deporte si, pero integral y con cabeza, o crearemos riesgos innecesarios para nuestra salud.

También te podría gustar...

Deja un comentario