Cultivo ecológico, este tomate sabe a tomate

Texto: Fernando Bejar (Ecocultivo.es)

Últimamente somos más las personas que hacemos un comentario similar con muchos de los alimentos que compramos. Las verduras y las frutas son las grandes perjudicadas en nuestra alimentación diaria. Ya nada tiene su sabor natural, ya nada nos ofrece el aroma que recordamos de la infancia. Sabores y olores artificiales han llenado nuestra cocina, nuestra enmascarada cadena alimenticia. Por suerte, esta situación está cambiando y empezamos a prestar atención a las empresas que se preocupan por hacer llegar a nuestra mesa productos auténticos, como los que recordamos, los de toda la vida.

El cultivo ecologico, orgánico o biológico está cobrando cada vez más fuerza en nuestra sociedad. La importancia de llevar una alimentación sana y natural vuelve a estar muy presente, después de años en los que, por las prisas, por la falta de tiempo y por la comodidad, hemos llenado nuestra despensa de productos precocinados, repletos de conservantes, estabilizantes y muchas otras sustancias que a la larga resultan perjudiciales para nuestra salud. Estamos volviendo a la cocina tradicional, de fogón, la cocina de nuestras abuelas y madres, con productos cultivados de una forma natural, como antes.

El cultivo ecologico se caracteriza principalmente por la ausencia de cualquier elemento que no sea esencialmente la propia planta y por la correcta conservación de la tierra de cultivo. Cualquier elemento añadido durante su cultivo, ya sean fertilizantes, plaguicidas o similares, hacen que ese cultivo ya no se pueda considerar biológico. Sostenibilidad y equilibrio con la naturaleza se convierten así en las pautas a seguir.

Los objetivos que persigue la agricultura ecológica son la obtención de alimentos saludables y respetuosos con el medio ambiente durante su cultivo. Resulta esencial lograr un equilibrio con el ecosistema, mejorando no solo las condiciones de explotación de las tierras sino de las personas que las trabajan, utilizando medios mecánicos y biológicos durante todo el proceso de cultivo y recolección.

El cultivo ecologico que está cobrando más importancia es el de verduras, frutas, especias, aceites, semillas y flores, entre otros. En este aspecto España es uno de los principales productores de alimentos biológicos dentro de la Unión Europea.

Por el momento resulta lógico que este mercado conlleve unos costes altos por su mantenimiento y la forma de trabajar la tierra, donde el simple hecho de evitar aceleradores del crecimiento de las plantas, hace que el tiempo de espera de la maduración y recolección se retrase, mejor dicho, no se adelante tanto como con la utilización de fertilizantes y demás sustancias que van acortando la vida útil de la tierra.

Los precios aún elevados de los productos ecológicos se irán regulando cuando exista gran demanda por parte de los consumidores y, por lo tanto, mayor competencia entre productores.

Por el momento debemos preocuparnos más de alimentarnos naturalmente que de lo que nos pueda costar. Pagar un poco más también es pagar por lo que merece la pena. Lamentablemente debemos decir que hoy en día “el sabor tiene un precio”.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. paco dice:

    Buenos días,

    me gustaría tener un email donde ponerme en contacto con alguien para una posible colaboración.

    Un saludo

Deja un comentario